¿Manejas tú día o tu bebé te maneja a tí?

Cuando llega tu bebé todo cambia y las primeras semanas pueden ser complicadas pero poco a poco las cosas pueden empezar a tener orden y estructura. 

No creas que los bebés establecen de forma natural su propio horario de sueño. Los bebés necesitan cuidado excesivo y ayuda en su desarrollo, sus ciclos de sueño son increíblemente erráticos si no se regulan.  Si tu bebé se salta su ciclo natural de sueño en tan solo media hora, la producción de cortisol puede aumentar lo que a su vez provoca un aumento de energía y las cosas se pueden salir de control muy rápido. Así que por mucho que yo quisiera que los bebés se duerman cuando están cansados, las cosas simplemente no funcionan de esa manera.  Esto no quiere decir que no debas responder a sus señales de cansancio, pero no confíes exclusivamente en ellas. 

Hoy te quiero dar algunos consejos para tener estructura en tu día:

Lo primero es entender cuánto tiempo tu bebé aguanta despierto. A este tiempo le llamamos ventana de sueño y cuando lo manejas de forma adecuada te ayuda a entender cuándo tu bebé necesita dormir  (esta información tengo en otro artículo de mi blog).

Una vez que has identificado la ventana de sueño de tu bebé, entonces manejas el día por reloj.  Aquí te doy un ejemplo, digamos que tienes un bebé de 4 meses que aguanta despierto 2 horas.  Se despierta a la 7 am, entonces su siguiente siesta sería a las 9 am, después de que se despierta de su siesta calculas 2 horas más para la siguiente siesta y así manejas su día.  En esta edad es normal que duerman tres siestas, no permitas que haga siesta después de las 5-5.30 pm para que le puedas acostar entre 7-7.30pm.

Maneja la siguiente secuencia durante el día: come – juega – duerme.  Esto va a evitar que tu bebé desarrolle la relación de comer/dormir, va a evitar que tu bebé se duerma con gases y se despierte enseguida y eliminas el riesgo de que tu bebé se duerma por segundos o minutos mientras come y cuando le acuestas a dormir no tenga suficiente presión de sueño y le cueste más conciliar el sueño.

Hay bebés en esta edad que hacen siestas cortas y eso puede desorganizar el día. Esto mejora entre los 3-6 meses, para alargar las siestas ayuda mucho que tu bebé reciba luz del día, tener una mini rutina de siesta que repitas para cada siesta, oscurecer el cuarto, fomentar el sueño independiente y darle tiempo cuando se despierte antes de intervenir. Puede pasar que tu bebé te sorprenda y se vuelva a dormir.

Tu bebé necesita recibir un mensaje claro, hacer lo mismo en todas las ocasiones de sueño le va ayudar a tu bebé a dormir bien.  Si tu bebé duerme en la noche en su cuna, lo mejor es que duerma también las siestas en su cuna.  

Ten una rutina consistente de sueño, que tenga unos 5-6 pasos y dure entre 20-30 min. Dale su última comida como primer paso de la rutina y acuéstale entre 7-8 pm, así tu bebé va a poder cumplir con su necesidad de sueño.  Los bebés y niños necesitan dormir entre 10-12 horas cada noche. 

Ayúdale a tu bebé a desarrollar el hábito de dormirse en su cuna sin ningún soporte externo. Esto quiere decir que le acuestes despierto y tu bebé se duerme solo, igual que lo haces tú.  Esto hace que tu bebé pueda conectar sus ciclos de sueño y que no pases minutos o incluso horas “haciendo dormir” a tu bebé.

De esta manera vas a poder estructurar y organizar de mejor manera tu día, tu bebé va a poder cumplir con su necesidad de sueño y va a pasar el día más contento, tu vas a tener tiempo para hacer tus cosas, trabajar, retomar proyectos… y vas a tener tiempo para disfrutar con tu pareja.

La maternidad es dura, pero una vez que puedes planificar tu día y tener tiempo para ti, todo se vuelve más fácil.

Y si necesitas ayuda en este proceso, contáctame, ese es mi trabajo y me encanta poder transformar mamás cansadas en mamás activas.

Dulces sueños,

Paula