¿La regresión de los 4 meses es real?

Cuando nos convertimos en mamás, recibimos miles de consejos que vienen desde tus familiares hasta la mamá con la que conversaste 5 minutos mientras esperabas que el doctor te atienda. Y el caso es que la mayoría de todos estos consejos son basados en experiencias personales y probablemente no son aplicables a tu bebé.

Por otro lado, oímos constantemente términos como regresión, crecimiento acelerado o saltos de desarrollo.  Y sabemos que de alguna manera, cualquiera de estos afecta el sueño del bebé.

Pero, ¿qué es esto de la regresión de los 4 meses? Cuando los bebés nacen y durante su etapa de recién nacidos (0-12 semanas) tienen solo dos fases de sueño. Todos los demás tenemos 4 fases de sueño en cada ciclo de sueño.

Para entender de mejor manera les voy a explicar de una forma sencilla sobre el ciclo de sueño y las fases.  Todos tenemos un ciclo de sueño que dura en promedio 90 min y se repite de 5 a 6 veces mientras dormimos. Las fases que componen este ciclo de sueño son las siguientes:

FASE 1 – es cuando nos estamos quedando dormimos, esta fase es súper liviana por lo que probablemente si alguien te despierta en este momento no vas a admitir que estabas dormida. Para darte un ejemplo, estoy segura que te ha pasado esto, estás viendo TV con tu pareja y ves que se está quedando dormido, pero cuando le dices “amor, ponte la pijama y anda a la cama, te estas quedando dormido”, responde “no estaba dormido”, y tu hasta le oíste roncar.

FASE 2 – Esta fase sigue siendo de sueño ligero, pero es un sueño un poco más profundo.  Digamos que en esta fase ya aceptas que estabas dormida. Un ejemplo de esto es cuando haces una siesta rápida, en la que te duermes y descansas pero no entras en sueño profundo, te sirve para recargar energía!

FASE 3 – Es cuando ya entras en sueño profundo. Es muy difícil que te despierten y si lo hacen te vas a sentir medio perdida o sin saber qué es lo que está pasando por un rato. Esta fase es súper importante porque es aquí donde nuestro cuerpo se restaura y se fortalece el sistema inmunológico.

FASE 4 – Es cuando estas en sueño REM (Rapid Eye Movement por sus siglas en inglés). En esta fase es cuando soñamos, consolidamos información y tenemos mucha actividad cerebral.

Ahora, con esta información, ¿te hace sentido que al principio los bebés tengan las dos últimas fases verdad?. Por un lado porque están en pleno desarrollo y fortalecimiento del sistema inmunológico y por otro lado porque duermen durante mucho tiempo y a veces tan profundo que puedes aspirar o botar cosas y no se enteran. No todos los bebés son iguales, unos tienen más facilidad para dormir que otros y algunos tienen más reguladas estas dos fases.  Por ejemplo si un bebé tiene más sueño REM durante la noche, es posible que se despierte más fácilmente en la noche que en el día.

Ahora, entre los 3 y 4 meses los bebés pasan a tener sus 4 fases de sueño. Para algunos hacer esta transición es fácil, pero a otros les cuesta más y teniendo más tiempo de sueño ligero se despiertan más seguido.  Además cuando concilian el sueño con soportes externos, como por ejemplo lactando, con el chupón, paseándole, etc, cuando se despiertan necesitan ese mismo soporte para volverse a dormir.

Les voy a explicar este último punto, puede pasar que después de cada ciclo nos despertamos, nos acomodamos y nos volvemos a dormir. La mayoría de veces no nos acordamos de estas despertadas.  Ahora imaginémonos que nos vamos a dormir como todas las noche, y terminamos uno de los ciclos y nos despertamos, qué podemos pensar? “estoy en mi cama, todavía tengo unas cuantas horas más por dormir…” te acomodas y te vuelves a dormir, todo hace sentido no? Pero como sería si nos dormimos como todas las noches y cuando nos despertamos estamos en otro cuarto, en otra cama, seguro nos daría miedo y nos preguntaríamos “qué pasó”.  Bueno algo parecido a esto les pasa a los bebés, ejemplo el bebé se duerme en los brazos de su mamá mientras le pasea, se duerme y le acomoda con cuidado en su cuna, de esta forma se duerme cada vez. De pronto se despierta en medio de la noche y lo último que el bebé se acuerda es estar en los brazos de su mamá mientras le paseaba, seguro se pregunta “dónde estoy, dónde está mi mamá y por qué está tan obscuro” y como su forma de comunicar es llorar, entonces acto seguido llora.  Tú vas, le coges, le paseas y se vuelve a dormir y así te pasas toda la noche cuantas veces se despierte tu bebé.

¿Duro no? Hay bebés que se despiertan cada hora a dos horas.  Puede que hasta los tres meses dormía bastante bien y de pronto se empieza a despertar seguido y tú dices bueno algo le pasa, seguro en unos días vuelve a dormir como entes.  Pero ese día que esperas con ansias no llega.  A esto llamamos “la regresión de los cuatro meses” y la cosa es que a partir de este momento y por el resto de su vida tendrá este ciclo de sueño con 4 fases.

Cómo le podemos ayudar? La respuesta es bastante sencilla, les tenemos que ayudar a que aprendan a conciliar el sueño de forma independiente, sin ayuda de soportes externos.  Aquí te doy algunos consejos:

  • Ten una rutina para acostarle de aproximadamente 20 – 30 minutos, repite esta rutina todos los días para que así él se dé cuenta de que está llegando la hora de dormir y esté listo el momento que le pongas en la cuna.  Piensa en ti, estoy segura que tú también tienes una rutina que repites todas las noches.
  • Ponle en la cuna despierto, esto es muy importante.  Y recuerda que la cuna es para dormir, así que si le tienes llena de juguetes saca todo aquello que no sirve para dormir.
  • El cuarto debe estar lo más obscuro posible, así que asegúrate que no le entre luz por la ventana ni por los pasillos.
  • Si en tu casa hay ruido en la noche, sea porque tienes hijos más grandes o porque entra sonido de afuera, usa ruido blanco para aislar.  Una vez que ya haya silencio le apagas.

La mayoría de bebés de tres meses ya están listos para dormir toda la noche! Otros todavía necesitan una comida.  Así que tu bebé no se debería despertar más de una vez en la noche!

Ten en cuenta que una familia bien descansada es una familia más feliz.

Dulces sueño,

Paula