¿Dormir es tan importante como comer?

Estoy segura que puedes adivinar mi respuesta a esta pregunta, ya que, después de todo, soy Consultora de Sueño. Tengo la tendencia a darle una alta importancia al sueño y en mi humilde opinión, los beneficios de dormir son altamente justificables.

Seguro estás pensando si mi pasión por el sueño puede estar nublando mi opinión en este tema, o si hay evidencia que respalde mi postura.

No me mal interpretes. Creo firmemente que dar de comer a nuestros con una dieta sana, variada y equilibrada es esencial para su bienestar.  Incluso, podría llegar a decir que es el factor más importante respecto a la salud de nuestros hijos.   

Pero el sueño, si no es igual de importante, es un competidor muy cercano.

La obesidad infantil es un gran problema de salud pública, y los niños obesos se convierten en adultos obesos, y estoy segura que no necesito contarte de todos los problemas de salud que acompañan a la obesidad. (Pero en el caso de que no estés familiarizado, esto incluye diabetes, problemas cardíacos, cáncer, osteoartritis e inflamaciones de las articulaciones, solo por nombrar algunos).

Un estudio realizado en el 2008 en Estados Unidos por el Instituto Nacional de Salud, analizó la cantidad de horas diarias de sueño en promedio de bebés entre 6 meses y dos años y después se compararon esos resultados con los casos de obesidad. Los niños que dormían menos de 12 horas tenían más del doble de probabilidades de ser obesos que los niños que dormían 12 horas o más. Un estudio mucho más grande realizado en el Reino Unido mostró resultados similares.

Con todos los problemas de salud, al igual que con las preocupaciones generales que acompañan a la obesidad, me parece que el sueño debería ser una prioridad para los padres.

Sin embargo, todos los días escucho a personas aconsejar a nuevos padres con lo que estoy segura es un argumento tranquilizador, y debo admitir que, dada la evidencia, me parece realmente molesto.

 “Los bebés duermen lo que necesitan dormir. No les forces.”

“No dormir es totalmente normal para un bebé.”

“Solo sigue las instrucciones de tu bebé. Ellos saben cuánto necesitan dormir”

¿Te imagines consejos de este tipo si se tratara de su dieta?

“Los bebés saben lo que es saludable comer. Solo sigue su ejemplo.”

“Comer chocolate es totalmente normal para bebés.”

“Los niños comen cuando tienen hambre. No deberías tener horarios para las comidas.”

Si escucharas a alguien diciendo cualquiera de estas frases, le calificarías como chiflado inmediatamente y no escucharías los consejos sobre sus hijos.

Como padres, es obvio que todos queremos que nuestros hijos vivan vidas saludables y activos, y haremos todo lo posible por asegurar que tengan un buen comienzo. Asegurándonos que duerman lo suficiente, y enseñándoles hábitos saludables de sueño, en gran medida vamos a promover que tengan buena salud en el futuro.

Dulces sueños,

Paula