¿Cuándo cambiar la cuna por la cama?

Siendo consultora de sueño para bebés y niños, los papás me hacen muchas preguntas, una de las más comunes es “cuándo debo pasarle a mi pequeño a una cama?”.  Mi respuesta favorita es “lo más tarde posible”, les explico por qué en este artículo.

Primero que nada hay muchas otras prioridades cuando hablamos del sueño de los bebés. Establecer una rutina de sueño, enseñarles habilidades para dormir de forma independiente, acostumbrarle a tu bebé a un horario, todas estas cosas deben estar establecidas antes de preocuparte por sacar a tu bebé de la cuna.

Créanme, la transición será mucho más fácil una vez que tengas un bebé con buenos hábitos de sueño.

 La otra razón por la que les digo a los papas que esperen lo más que puedan, a menos que tengan otro bebé y necesiten la cuna, es que no hay ninguna necesidad de apresurarse.

Los niños pequeños o “toddlers” en algún punto se van a dar  cuenta que duermen en una cama diferente que sus padres y sus hermanos mayores y van a preguntar por qué. Una vez que demuestren interés, y sientas que quieren hacer el cambio, estoy totalmente de acuerdo. No hay que ver esto como una etapa de desarrollo que deben alcanzar a cierta edad.

Llegará ese momento, y no pasa nada si es más tarde que temprano.

De hecho, debería incluir una excepción aquí.  Si tu pequeño se ha convertido en un gran escalador y se sale de la cuna de forma peligrosa, se podría caer y lastimar. Dejar que esto pase no estaría bien. 

Sin embargo, si tu pequeño es hábil en trepar y salir de la cuna de forma segura  (algunos niños son especialmente buenos en esto!), una vez más te recomiendo que sigas con la cuna.

Una de las principales razones por las que veo que los papas pasan a sus hijos a una cama de niños es porque esperan poder resolver problemas de sueño existentes. Podría pasar que tu pequeño adquiera la nueva costumbre de treparse en tu cama en medio de la noche, algo que es muy común, o que se despierte en la madrugada y te pida un vaso de leche.

Tal vez una cama haga que tu hijo se sienta más grande. O tal vez le dé la sensación de seguridad y comodidad. Si este no es el caso, ¡ni lo pienses!

En mí tiempo como consultora de sueño, y junto con otras consultoras con las que trabajo en red, que yo sepa,  ninguna de nosotras ha visto que un problema de sueño se resuelva pasando al bebé a una cama.

Ahora, estoy segura que algunos de ustedes son personas numéricas y quisieran una edad de referencia, incluso si es solo una guía, diría que 2 años y medio sería la edad más temprana para hacer este cambio. Pero esto es solo una pauta, mientras más tarde mejor!

Así que, ahora que les he dicho que esperen el mayor tiempo posible, ¿qué pasa con quienes ya han hecho este cambio o están en el proceso?

Lo primero que puedes notar es la facilidad y rapidez con la que se hace la transición. Tu pequeño se sube a la cama emocionado, le encantan sus nuevas sábanas y duerme feliz toda la noche!

 Es normal que al principio haya un periodo de luna de miel en la nueva cama. A los niños les parece genial tener su cama de niño grande, pero después de un par de semanas, empiezan a levantarse en media noche y van a tu cuarto y piden un espacio entre mamá y papá.

Es posible que sientas la tentación de cumplir con este dulce pedido, pero si no quieres que esto pase todos los días, te recomiendo que pares este nuevo comportamiento inmediatamente y pongas las reglas claras sobre compartir tu cama. Por lo que si tu hijo empieza a caminar de su cuarto a tu cama a media noche, dile que dormir en tu cama no está permitido y llévale de regreso a su cama y hazle saber cuál será la consecuencia si lo vuelve hacer.

La mejor estrategia que conozco para disuadir el “síndrome del niño deambulante” es cerrarle la puerta del cuarto por un minuto a la primera desobediencia. Si el niño vuelve a salir del cuarto haz lo mismo pero esta vez esperas dos minutos, y cada vez vas aumentando el tiempo hasta que se dé cuenta que no le gusta esta consecuencia y cumpla con tus reglas.

Insisto, Sin importar que tan dulce sea el pedido y que tan fácil es hacerle un espacio en tu cama y seguir durmiendo, no te rindas. Realmente necesitas dejar en claro que eso no está permitido, o tendrás que lidiar con esto por meses o incluso años.

Dulces sueños,

Paula