Consejos para sobrevivir la cuarentena

Estamos viviendo algo que nunca nos hubiéramos imaginado que podría pasar.  Qué les puedo decir? Estas últimos meses han sido… definitivamente no hay palabras. Al inicio pensamos que era cuestión de un par de semanas pero con el tiempo nos hemos dado cuenta que esto puede durar más de un año y que tenemos que adaptar nuestro modo de vida.

Casi todos los papas del mundo estamos en la misma situación, tenemos que aceptar el hecho que nuestros hijos de la nada se encontraron con vacaciones inesperadas y para colmo sin poder salir de la casa. La mayoría han tenido clases virtuales que han ayudado mucho, pero en poco van a estar de vacaciones y nos toca reinventarnos.

Yo amo a mis hijas más que a nada en el mundo. Todos los papas que conozco aman a sus hijos con locura, pero eso no quiere decir que tenerlos en casa todo el día, todos los días, por semanas y meses, sea fácil.

Creo que todos estamos de acuerdo con que este tiempo es único, y como tal, necesitamos tomar algunas medidas únicas para mantenernos sanos y medio funcionales. Para algunos de nosotros, esto probablemente significa hacer algunos ajustes importantes a la rutina diaria.

Esta situación es, obviamente, más que loca y tenemos que hacer lo que tengamos que hacer, es difícil pero hay que entender.

El día de hoy, quiero darles algunos consejos para que sus hijos se sientan seguros y descansados y ayudarles a ustedes a mantener la cordura mientras logran esto.

Mantengan la rutina

¿Alguna vez se han preguntado por qué los bebés pueden pasar durante horas en el mismo juego aburrido? ¿Por qué un juego de peek-a-boo (o ¡cuquito elé!) puede hacerles gritar de alegría con la misma euforia en la décima vez como en la primera? Es porque al menos en parte se están cumpliendo sus expectativas.  Te miran cómo te colocas las manos sobre tu cara y luego piensan para sí mismos “¡ah, ya sé lo que va a pasar después!, se va a quitar las manos y su  cara estará ahí” y efectivamente las manos caen y mamá dice la frase “peek-a-boo” y el bebé piensa “sabía, sabía que eso iba a pasar”.

Las rutinas también dan a los niños una sensación de seguridad. Sabiendo qué va a pasar en el día les da a ellos una secuencia segura de su día, y ese conocimiento les hace sentirse confiados y les da tranquilidad a su mente. Así que aunque necesitemos hacer algunos cambios importantes, hay muchas razones para mantener las cosas previsibles y consistentes siempre que sea posible.

¡Acuéstense temprano, levántense temprano!

Ahora, como muchos de nosotros ya no estamos en la obligación de levantarnos temprano para ir a los trabajos y colegios, podríamos pensar que es una buena oportunidad para apagar las alarmas y recuperar horas de sueño. Para serles honesta, a mí me da ganas de hacer eso, pero cumplir con los horarios de acostarse y levantarse es muy importante. La previsibilidad y la  estructura, como ya dijimos antes, son fuentes de seguridad y confort de nuestros hijos,  así que aunque no hay un timbre en la mañana, es una buena idea mantener los horarios. Además, las cosas eventualmente volverán a la normalidad, y tratar de volver al horario usual será todo un desafío. Así que, es mejor quedarse con lo que ya hemos probado y sabemos que funciona.

Mantenga el orden con las comidas

Cuando nos referimos a  las horas de comer, traten de ser lo más consistentes posibles. Pocas cosas afectan el  sentido de tiempo de nuestro cuerpo como cuando comemos, por lo que no es recomendable fluctuar mucho las horas de comida ya que esto puede alterar el horario de sus pequeños@s.  Los snacks azucarados los dejan con mucha energía, tenga cuidado de lo que les dan de comer en la cena para que no tengo problema a la hora de acostarles. Además, mucha azúcar y/o comida chatarra podrían ocasionar un malestar estomacal, vigile la cantidad de comida chatarra que su pequeñ@ come.

¡Encuentren a su niño interior, afloren su creatividad!

Con todos en casa, es probable que sus hijos tengan un exceso de energía.  Sin un patio de recreo para jugar y sin amigos que perseguir, tendrán que ser extra creativos para ayudarles a cansarse.  Ir afuera, si esa es una opción, es una muy buena idea. La luz del sol les ayudará a mantener el ritmo circadiano, un paseo en bicicleta o una caminata rápida les ayudará a reducir la sensación de encierro y evitar que usted y sus hijos se vuelvan locos. Construir un área de juego interior temporal con muebles y cojines y también darles cosas para que se trepen o hagan túneles puede ser un gran proyecto para mantener a sus hijos ocupados.

¡Aprovechen la tecnología!

En mi caso, y en el caso de casi todos los papás que conozco, hemos incrementado sutilmente el tiempo de pantalla como en un tres mil por ciento! Esto no es algo que nos emocione, y a todos nos encantaría poder dedicar más tiempo a nuestros hijos… pero al mismo tiempo necesitamos cumplir con nuestras obligaciones diarias.

Ese tiempo extra de pantalla hace la diferencia entre una tarde tranquila o un colapso mutuo.  Afortunadamente hoy en día podemos encontrar mucha información y actividades lúdicas que nuestros hijos pueden ver en nuestros teléfonos, ipads, etc., y ese tiempo de pantalla puede ser bien aprovechado.

Solo una advertencia, las pantallas emiten una gran cantidad de luz azul que puede interferir con el ritmo circadiano natural del cuerpo, así que usen las pantallas cuando necesiten pero apáguenlas por lo menos dos horas antes de acostar a sus hijos.

Respiraciones profundas

Para niños más grandes, hacer ejercicios de respiraciones profundas durante su rutina de sueño  puede ayudar a calmarles al final del día. No estoy sugiriendo que empiecen clases de meditación ni nada del estilo, pero los juegos de respiración profunda pueden ser muy divertidos! Busque en internet “coping skills”, hay un montón de súper ideas.

¡No entren en pánico!

Fuera del ámbito de sueño, me gustaría darles algunos consejos. Como ustedes saben, sin lugar a duda, los niñ@s son muy perceptivos. Así que probablemente saben que en este momento está sucediendo algo muy grave. Ellos podrían no decir mucho al respecto, pero es probable que algo les esté dando vueltas en la cabeza y les tenga un poco nerviosos. Esto puede amplificarse si ven que sus padres están estresados y preocupados, así que traten de mantener el ambiente agradable.  Sé que no es una situación fácil dadas las circunstancias, pero los niños estresados no van hacer que la situación mejore. Si les hacen preguntas, tienes que ser honestos y comunicativos, pero su actitud hacia las cosas puede hacer que ellos tengan la mente tranquila.

Concéntrense en lo positivo

Por último, y no menos importante, eviten ver las noticias con los niños cerca.  Siempre están oyendo y escuchar términos como “tasa mortal” o “enfermedad mortal” va a aumentar su nivel de stress.  Es importante mantenerse informados, pero háganlo después de que se hayan acostado. 

Espero que pronto podamos volver a la época en la que podíamos conversar sobre cosas menos serias, miremos a este momento como uno de unión (incluso si estamos lejos) y saquemos lo mejor de esta situación tan difícil. Mientras tanto, lávense las manos, quédense en casa, y saquen lo mejor de esta cuarentena. Quien sabe, podríamos terminar recordando este momento con nostalgia como una oportunidad que nos dio la vida para conectarnos con nuestros hijos.

Dulces  sueños,

Paula