¿Cómo encontrar una solución permanente a tus malas noches?

Como consultora de sueño, hay ciertas preguntas que son muy recurrentes y a las que me he acostumbrado. A las mamás y papás les preocupa mucho si su bebé va a llorar y si es el caso por cuanto tiempo. Quieren saber cuánto tiempo va a  tomar que su bebé duerma toda la noche y que ellos puedan disfrutar de noches completas  de sueño.

Y, a pesar de que no me digan de frente, quieren saber si hay algún tipo de solución mágica que arregle el problema de forma instantánea, sin ningún esfuerzo, sin ninguna protesta, sin lágrimas y mejor si es de la noche a la mañana.

Y no lo dicen en esas palabras, sino algo como “tengo una amiga que le compró un aparato especial a su bebé que proyecta estrellas y canta canciones y desde ahí su bebé ama acostarse en la cuna y duerme perfecto”. Y esperan que ya valide esto y les diga que su hijo es el candidato perfecto para que este aparato le solucione el problema de sueño de la noche a la mañana.

Y cuando me pongo a pensar en la cantidad de productos que prometen ayuda en el sueño de los bebés, no es tan raro que los papás piensen que esta puede ser la solución y de hecho sea su primera elección. La cuna que imita el movimiento del carro, el colchon que vibra, la app de masajes, el libro que hipnotiza, el oso que proyecta el cielo en el techo y canta canciones o ruido blanco…

Y no me estoy inventando, todos estos productos existen, y la lista es larga. Y no digo que estos productos no le ayuden a tu bebé a dormir, es más estoy segura que hacen exactamente  lo que prometen y ahí está el problema. Les ayudan a dormir pero no les mantienen dormidos toda la noche.

Tomemos el ejemplo del libro que hipnotiza, que de hecho, en su momento estuvo en la lista de “los más vendidos” de amazon prometiendo que tu pequeño se duerma a través de frases repetitivas y constantes bostezos de parte del lector.  Así que supongamos que compras el libro, le lees a tu bebé y se duerme.

Estoy casi segura que ya sabes que tanto los bebés, como los niños y los adultos no se duermen y permanecen dormidos por 11 horas seguidas. Todos tenemos un ciclo de sueño que va de sueño ligero a sueño profundo y vuelve a sueño ligero , entre esas fases de sueño, tendemos a despertarnos. Los adultos normalmente no nos acordamos habernos despertado, pero los bebés normalmente dependen de algún tipo de apoyo para dormir, como el ejemplo del libro hipnotizador.

Así que a menos que te guste la idea de levantarte cada 2-3 horas a leer el libro, o lo que hagas actualmente para dormir a tu bebé. Te estás proyectando, tu y tu bebé, a tener noches incompletas de sueño.  Y esto puede ser realmente agotador para todos en tu familia.

Dormir es natural, pero tener tu propia estrategia para dormir y poder dormir “toda la noche” es una habilidad.  Y no es diferente que aprender a montar bicicleta, nadar o aprender a tocar un instrumento. Podemos nacer con la habilidad de dormir, seguro, pero necesitamos práctica para dominar esa habilidad, y cuando tú ayudas a tu bebé a dormir con movimientos, vibraciones, sonidos o con comida, estas haciendo esa práctica en su lugar.  Es como si estuvieras sosteniendo a tu pequeño todo el tiempo mientras le enseñas a nadar o a montar bicicleta.

Y esto es lo que distingue a una consultora de sueño de todas estas cosas. Juntas, le enseñamos a tu hijo a dominar la habilidad de dormir y permanecer dormido. Le llevamos paso a paso de principiante a experto hasta que seas la feliz madre del “Messi” del sueño.

Y esto significa que sin importar dónde duerma o  quién le esté cuidando, no tendrá problema en dormirse y permanecer dormido toda la noche.

Y esto, obviamente, proporciona el beneficio de que tu bebé duerma las horas que necesita, reciba todos los beneficios de un sueño reparador y toda la familia empiece a disfrutar de noches completas de sueño.  Pero hay un gran beneficio cuando tu bebé domina esta habilidad, y es que empieza a disfrutar del sueño.

Igual que cualquier otra habilidad, cuando somos buenos en algo, disfrutamos haciéndolo. Deja de ser frustrante, y de hecho lo hacemos por puro placer. Mis hijas, y la mayoría de bebés con los que he trabajado, les encanta la hora de dormir.  Se acaban las batallas, las lágrimas, y empiezan a tener momentos super lindos de conexión y tiempo de calidad que esperan disfrutar con sus papas momentos antes de ir a la cama y dormir. 

Gastar unos cuantos dólares cada cierto tiempo para tratar el síntoma, en lugar de la causa puede llegar a ser costoso. Enseñarle a tu bebé la habilidad de dormirse por sí solo es realmente el remedio a tus malas noches.  Y lo mejor de todo, es que es una solución permanente.

Dulces sueños,

Paula