¿Cómo alargar la siesta de tu bebé?

Estoy casi segura que el siguiente escenario te suena conocido, ¡a mí me pasó tantas veces!

Tu bebé se despierta en la mañana, juegan un rato, le das de comer, le vistes, hacen alguna actividad por un rato, le notas cansado y listo para su primera siesta, le tomas en brazos, le paseas para que se duerma, finalmente está dormido y le acuestas con mucho cuidado en su cuna.

Y después de aproximadamente 30 minutos, se despierta irritable y a pesar de todos tus intentas, no hay manera de que se vuelva a dormir.  Y te das por vencida, esperando que la siguiente siesta sea una siesta larga y recupere el sueño que le faltó en esa primera siesta.

Pero en la siguiente siesta tienes un escenario similar y con tan poco sueño en el día, tu bebé pasa irritable y requiere mucha más atención. Y para ti, mamá, el día se vuelve más cansado.

Dormir, al igual que comer, es una de esas cosas en las que tu bebé toma la decisión si decide cooperar o no, así que no hace mucho sentido forzar el asunto. Si no va a dormir, no sirve de nada dejarle en el cuarto.

Te cuento lo que está pasando y qué puedes hacer para evitarlo.

El sueño de los bebés, al igual que el de nosotros, funciona con un ciclo de sueño.  Te explico brevemente cómo se desarrolla un ciclo de sueño, primero empieza con la fase de sueño ligero en la cual es muy fácil despertarse, después poco a poco inician las fases de sueño más profundo, una vez que ha iniciado la fase de sueño más profundo es difícil que cualquier ruido pueda hacer que te despiertes y si por algo te despiertas al principio no entiendes bien qué pasa y te puedes sentir un poco desorientado.

Cuando tienes suficiente sueño profundo, te despiertas restaurado, feliz y lleno de energía.  En esta fase de sueño profundo tu cuerpo hace todo el mantenimiento que necesita para que te sientas saludables y pases el día con energía y de buen humor.

Una vez que el ciclo de sueño  está por terminar, vuelves poco a poco a la fase de sueño ligero, normalmente te despiertas por unos pocos segundos y enseguida vuelves a conciliar el sueño, e inicias un nuevo ciclo. Para los adultos, el ciclo de sueño puede llegar a durar una hora y media, y en los bebés puede durar entre 30 minutos y una hora.

Teniendo este concepto claro, es totalmente normal que tu bebé se despierte después de 30 minutos, de hecho, si tu bebé no se despertara con regularidad, tendrías una razón para preocuparte.

Y podrías estar pensando “pero si el bebé de mi amiga Laura duerme de 2 a 3 horas seguidas”. Y esto, de cierta forma es verdad.  Pero si lo vemos en un sentido más literal, lo que pasa es que conecta varios ciclos mientras duerme su siesta y por eso puede dormir más largo.

Lo que pasa es que ha aprendido a volver a conciliar el sueño por sí solo. Es tan simple como esto, la mayoría de los problemas de sueño se dan por la forma en la que el bebé se duerme. Una vez que los bebés pueden dormir sin ningún tipo de ayuda, empiezan a dominar la habilidad de conectar ciclos de sueño como grandes campeones.  Esto hace que tu bebé pase el día mucho más contento y por el lado personal, te da dos horas para que hagas literalmente lo que quieras.  Si eres mamá primeriza, probablemente esto no quiere decir que puedas hacer lo que hacías antes, pero, podrás descansar, ponerte al día en tus correos, trabajar o hacer todas las tareas nuevas que implica “ser mamá”.

Así  que, volviendo al escenario inicial, donde le paseabas a tu bebé para dormir y le colocabas dormido en su cuna.  ¡Por favor deja de hacerlo!  Aquí es donde necesitas hacer un cambio, en el mundo de las consultoras de sueño a esto llamamos “asociación de sueño”.

Una asociación de sueño es básicamente cualquier apoyo externo que usa tu bebé para dormir.  Los apoyos más comunes son darle de comer, arrullarle, el chupón, pasearle, cantarle, moverle, acariciarle… Puede que tenga uno solo o la mezcla de algunos.

Y con esto no quiero decir que tengas que parar completamente de hacer lo que has estado haciendo durante los últimos meses o años, es más te diría que lo sigas haciendo, pero no en el momento en que tu bebé necesita dormir. A la hora de dormir, sea para una siesta o en la noche, pon a tu bebé en su cuna despierto y déjale que se duerma por sí solo, igual que lo haces tú.

Cuando piensas en esto, tu bebé disfrutando de los grandes beneficios de dormir en dos o tres días, ¿no te parece maravilloso?  Va a estar más saludable, más feliz, con más energía y todos en tu familia van a poder disfrutar de este sorprendente cambio.

Lo más seguro que tu bebé proteste los primeros días, pero al igual que para la mayoría de mis clientes, vas a ver resultados más rápido de lo que te imaginas. 

Aquí te dejo algunos consejos que pueden ayudarte a extender las siestas:

– Oscurece el cuarto lo más negro posible. Si tienes la posibilidad de poner blackouts, va a ser la mejor opción, pero si no puedes recurrir a las fundas de basura.  Yo sé que no va a ser el escenario más lindo con fundas de basura pegadas en las ventanas, pero te aseguro que vas a ver una gran diferencia en el sueño de tu bebé.

– Espera unos minutos antes de atender a tu bebé cuando se despierta, así le das la oportunidad de que se vuelva a dormir y evitas que se estimule al verte.

– Las máquinas de ruido blanco son súper útiles cuando tu bebé se despierta por el perro del vecino, el timbre de la casa o cualquier otro ruido exterior que le despierte de su siesta. Solo ten en consideración que el volumen máximo recomendado es de 50 decibeles y evita ponerle muy cerca de sus orejas.  

Si has intentado de todo y sigues teniendo problemas, reserva una llamada gratuita conmigo https://xn--debebesysueo-khb.com/appointments/

La solución puede ser más simple de lo que te imagines, la mayoría de mis clientes ven grandes cambios en pocos días.

Dulces sueños,

Paula

paula@debebesysueño.com